Con los espaГ±olitos charlaba mГЎs. QuizГЎs por miedo a que me ignoraran, iniciГ© a hacerme la bromista

Con los espaГ±olitos charlaba mГЎs. QuizГЎs por miedo a que me ignoraran, iniciГ© a hacerme la bromista

Y un escaso dura desplazГЎndolo hacia el pelo canallita. La verdad es que estaban bastante charlatanes.

CreГ­a que tendrГ­a que currarme a las tГ­os desplazГЎndolo hacia el pelo hacerme un escaso la graciosa pero es que los tГ­os no paraban de abrirme mensajes directos. Esa peГ±a se me querГ­a follar. Ciertamente acontecer tГ­a en Tinder serГ­В­a como vivir en un palacio sobre oro repleto sobre deliciosos manjares y servicios. “All you can eat”, colegas. Y la realidad serГ­В­a que me abrГ­an conversaciones tГ­os que no estaban nada mal, las tГ­picos cachitas sobre gimnasio o individuos que pueden ser mis colegas, en fin, familia normal. Un alocado de gimnasio me abriГі un chat diciГ©ndome “Hola rosado, me fascina mucho ir al gim” a lo que le contestГ© “lo siento, no conozco este bar”, cosa que nos llevГі a una extendida disertaciГіn en las “hobbies”, el “cuidarse” que al final resultГі en un dismatch por pieza del colega por “poca afinidad”. El tipo estaba buenorro y no ha transpirado En Caso De Que le hubiera seguido el juego quizГЎs se hubiera follado a rosado, o sea, a Pol Rodellar. Continue reading “Con los espaГ±olitos charlaba mГЎs. QuizГЎs por miedo a que me ignoraran, iniciГ© a hacerme la bromista”